DURABILIDAD DE LAS CASAS DE MADERA

Casa de madera en un paisaje nevado al lado de un lago.

DURABILIDAD DE LAS CASAS DE MADERA

Muchas personas creen que las casas prefabricadas son peores que las que se construyen con ladrillos y hormigón a la manera tradicional. Además de esto, les preocupa la durabilidad de las casas ya que su estructura está hecha de madera.

La construcción con estructura de madera ha evolucionado mucho en los últimos años. La constante investigación de los fabricantes ha conseguido que estas casas sean cada vez más duraderas, flexibles, resistentes, fiables y ecológicas.

En esta publicación intentaremos desterrar falsos mitos y eliminar posibles dudas:
Dos de las causas que han llevado al auge de la construcción de casas prefabricadas de madera han sido la ralentización de la construcción de edificios en España y la bioarquitectura.
Se han establecido varios tabús o mitos alrededor del uso de la madera en la construcción que han hecho que la consideremos como un material poco fiable.

La madera es un material sostenible, que como elemento constructivo le da una vida útil amplia a una vivienda elaborada con este material. Esta casa de madera podrá ser habitada por varias generaciones, que disfrutarán de todas las ventajas de vivir en ella además del ahorro en costes de mantenimiento.

La durabilidad natural de la madera se calcula respecto al grado de resistencia que posee una especie determinada de madera con respecto a ataques de hongos o insectos.

Algunas especies de madera poseen una durabilidad natural que hace innecesario su tratamiento, contra lo que muchos pudieran pensar. También decir, que existen otras especies menos durables, aunque si se toman las medidas de protección adecuadas contra la humedad, intemperie y el ataque de los organismos que se alimentan de celulosa. Podemos decir que la vida de una estructura de madera puede ser superior a siglos tal y como lo afirman muchas ya existentes.

Para protegernos contra hongos e insectos podemos: Usar maderas de especies que posean una gran durabilidad natural debida a razones poco conocidas, como por ejemplo, el duramen o centro de los árboles, que quedan impregnados con unas sustancias químicas que son eficaces preservadores.

También, preparando la madera aplicando soluciones preservadoras, impregnándola utilizando brochas y sumergiendo la madera en pilas que tengan solución, o colocándola en cámaras de presión donde el preservador penetra por los poros de la madera hasta su parte interior llenando todas las células con esta disolución.

Una casa prefabricada de madera de pino o abeto, con un mantenimiento apropiado, puede durar en torno a unos 100 años, duraría más años si se tratase de una casa panelada con revestimiento, que estos pueden ser renovados con el transcurso del tiempo. Por el contrario, el cemento de hormigón tiene una vida útil de 70 años, los que pasado este tiempo empiezan a cristalizar y deshacerse.

Características de la madera:
La madera es un material de alta resistencia. Es resistente a muchos productos químicos que son corrosivos a otros materiales, posee una gran capacidad para absorber energía y para resistir cargas de impacto, lo que lo hace un buen material de construcción en zonas con movimientos sísmicos.

Resistencia al fuego y a la humedad:
El factor que más ha elevado el rechazo de este material ha sido su alta capacidad de combustibilidad. La resistencia contra el fuego de una casa de madera no es menor que la de una casa tradicional.

Una vivienda con estructura de madera es mejor que otras construcciones con otro tipo de materiales, como por ejemplo el hierro, pues este sufre deformaciones a partir de los 450 grados, cuando la estructura se colapsa y se hunde (como por ejemplo, las Torres Gemelas, pues su estructura era de acero).

Además, la construcción en hormigón puede llegar a ser inhabitable dependiendo del fuego, ya que la estructura puede dañarse completamente.

Una casa fabricada en madera se protege gracias a un conjunto de capas que configuran un muro y que aumentan su resistencia y estabilidad ante el fuego. Los materiales que revisten y aíslan la madera contribuyen a retrasar la acción del fuego.

Podemos asegurar que es más sencillo reparar los daños ocasionados en una vivienda de madera que en una tradicional, pues muchas veces bastaría con cambiar la zona afectada.

La madera puede mojarse sin alterar su comportamiento y ella misma regulará su grado de humedad, siempre y cuando disponga de una ventilación adecuada, además se regulará para evitar la aparición de hongos.

Si has quedado con alguna duda al respecto de este tema puedes ponerte en contacto con nosotros e intentaremos contestarte de la mejor manera posible.

Teléfono: (+34) 942 704 358
Móvil: (+34) 669 358 717
E-mail: info@madereco.es
Web: www.madereco.es
c/ Vista Alegre, 23 bajo
39500 Cabezón de la Sal – Cantabria

Deja un comentario

ADAPTAMOS TODAS NUESTRAS CASAS DE MADERA PREFABRICADAS AL TAMAÑO Y SISTEMA CONSTRUCTIVO QUE DESEE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.